En su fotografía de arte oscuro, Lucas Garcete (2000) crea un discurso poético de sombras que gira en torno a la introspección a través de temas como la mortalidad, el amor (a veces más allá de la muerte), la literatura, la mitología griega y el terror. Junto a lunas ahorcadas, demonios, ángeles, médicos de la peste y otros seres metamórficos, la noche es la principal protagonista al simbolizar el momento y el lugar en el que se conjugan las realidades, emergiendo posteriormente a la luz como algo ya consolidado.

El tema de la muerte es una obsesión ineludible para Lucas, hasta el punto de formar el campo semántico más amplio de su variado corpus fotográfico. Su obra aborda diferentes modos de aproximarse al misterio de la muerte, obedeciendo a una cuestión de rigor e intensidad: una insistencia en pensar en la muerte no como un hecho filosóficamente aceptable, integrado en la vida y humanizado en sus múltiples mitologías (de las cuales Lucas, a veces, prefiere no escapar: véase la Muerte representada  como un caballero de la peste) y no como un acontecimiento del cual nada puede saberse.

Con una suerte de romanticismo, aspira a conjugar el misterio de su condición humana, creando una obra visual onírica y metafísica, cargada de una fuerte energía emocional.



Estas fotografías en blanco y negro, aparentemente analógicas, son yuxtaposiciones de varias imágenes distintas entre sí que logran crear en armonía un escenario de sombras chinescas. Podemos advertir siluetas de personas (a veces disfrazadas o también yuxtapuestas), estatuas mitológicas de cualquier monumento o cementerio, e incluso variaciones surrealistas e inverosímiles de retratos psicológicos, aunque no podemos hablar en este caso de retratos en sentido literal: se trata de figuras manipuladas de sus amigos o desconocidos. No se detiene en el aspecto de los modelos, sino en la tensión psicológica entre las figuras. Con esta técnica, conocida como claroscuro o clave baja, Lucas representa escenas cotidianas, callejeras, o también simbólicas y dantescas, inspirándose en fotógrafos como Daido Moriyama, en videojuegos como Limbo, o en el género inmortal como el Cine negro americano, pero con un estilo profundo, inimitable y contemporáneo LUIS BAYLÓN 


PREMIOS


2023 | Color Awards 2023, Dodho Magazine


PUBLICACIONES


2023 | Colors, Dodho Magazine | dic. 11, 2023



POESÍA


Ha colaborado en revistas literarias hispanoamericanas como Fábula, Letralia, etc. Fue finalista en el  XXXIV Premio Loewe de Poesía, y en el VIII Premio Internacional de Poesía Jovellanos (Ediciones Nobel, 2020). Aparece en las antologías Apostasía de la voz: Deconstrucciones de las artes visuales y escritas en el siglo XXI (Ediciones Kametsa), Rosa Butler (Ediciones Vivelibro, 2020) y en la IV Antología Poetas Nocturnos (Diversidad Literaria, 2018). Su poesía ha sido traducida al ruso por el poeta Dmitry Kuzmin